miércoles, 27 de agosto de 2008

Encuentros

En nuestra historia están escritos todos nuestros encuentros, algunos no te atreves a revelar jamas te los guardas para ti, otros aunque quieras ocultarlos, no puedes y otros los quieres gritar al viento, pero no puedes, son encuentros de personas que se aman, que tienen miedo, que se sienten solas, y que al estar juntas se hacen muy felices, encuentros que te marcan la vida, que te domestican, sea como sea, es así.

Algunas personas pasan de largo, y las olvidas rápido, otras se quedan dentro de ti, yo guardo a algunas personas en mi corazón, que aun tiene espacio para mas, pero ya no hay mas personas que valga la pena guardar, al menos, en estos momentos eso pienso, pero una persona ocupa casi todo el espacio, esa persona es el. Siempre el, vive en mi pensamiento, en mi corazón, me pide que me cuide para el y yo le pido que se cuide para mi. Es una unión mas allá del tiempo, alguna vez leí que el estar enamorado solo dura máximo 3 años y yo ya tengo 8 años amándolo y mas enamorada de el que al principio, como puede esto suceder, si es muy poco el tiempo que lo veo, si no vivo con el, si no formo parte de su familia ni el de la mía, como es que sigo enamorada, como ese encuentro en el banco me marco, como esos ojos me hicieron voltear y ver al que seria y es el amor de mi vida, ese cruce de la vida, ese abordar el mismo camión, esa hora justa, ese esperar inconsciente a que llegaras, y llegaste a mi vida.
Ya te has ido, dos veces, y has regresado, la primera la llore como nunca, la segunda ya no llore pero la tristeza mi inundo el alma, ya casi un año del ultimo encuentro después de tu regreso, el día de mi cumpleaños, que mejor regalo que verte, que volver a abrazarte, aunque fuera como amigos, así dijimos, aunque poco tiempo después me dijiste que tu y yo siempre seremos mas que amigos.
Y después de un mes, ya íbamos de nuevo a un motel, nerviosos si como la primera vez, después de tantas veces, yo creo que en nuestra mente pensábamos que no volveríamos a estar juntos, y hemos estado juntos, después de esa vez muchas mas, pero ese reencuentro no se me olvida, el nervio, de volver a ser tuya y que tu fueras mio, eso me marco la vida, yo no puedo renunciar a ti y por lo que veo tu tampoco puedes, esto va mas haya de nuestros deseos o nuestras obligaciones con otras personas, no podemos renunciar a nosotros mismos, a lo que sentimos.

2 comentarios:

LA GUERA RODRIGUEZ dijo...

Las reconciliaciones, los reencuentros...creo que son inevitables cuando se tiene mucho en común...

Beso solidario...

Beto.. dijo...

mmm creo que has durado enamorada tanto tiempo porque no han vivido juntos jejeje....ah no verdad!! el amarguetas jajaja
saludos!!!